CALLES CON HISTORIA: Colonia Chimalistac

Fotografías e intervención de Mariela Segura* con personajes de Ruta Shop Local.


Despidamos el verano por las calles de Chimalistac, un barrio lleno de verdor al sur de la Ciudad de México. Es un verdadero paraje idílico con sus veredas sinuosas empedradas, sus fuentes, materiales pétreos en las fachadas y puentes que permitían el cruce por el río Magdalena. En estos terrenos, a las faldas de la mancha volcánica de la erupción del Xitle de hace aproximadamente 1670 años, se ubicaron a partir del siglo XVI y hasta el XIX las Huertas del Convento y Colegio del Carmen. Posteriormente, la colonia se fraccionó para el desarrollo inmobiliario de viviendas. Lo anterior, debido al crecimiento urbano de inicios del siglo XX, sin embargo, se conservaron los caminos trazados por los carmelitas para la recolección y transporte de los frutos de la huerta, así como el nombre de “Huertas del Carmen”.


Chimalistac, o lugar del escudo blanco en náhuatl, guarda muchos tesoros de la arquitectura e historia que nos remontan a los cuadros pintados por Velasco a finales del siglo XIX, inspirados en este paraje cuando apenas tenía no más de 40 viviendas. Antes de comenzar, aconsejo utilizar un par de zapatos cómodos y les invito a disfrutar de las calles con historia de este paisaje fuera de lo convencional en la ciudad de México.


El punto de arranque del recorrido es la estación de Metrobús “La Bombilla”, nombre alusivo al restaurante del mismo nombre que poseía el primer foco en la ciudad a inicios de siglo XX. Además, la avenida Insurgentes es uno de los límites de la colonia, que en la urbanización de inicios del siglo XX dividió tajantemente el Convento del Carmen, perdiendo la transición armónica, casi imperceptible, entre las Huertas y San Ángel.



Segura, M. (2021) Metrobús La Bombilla [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Dejaremos atrás la avenida Insurgentes y cruzaremos por el Parque La Bombilla hacia la Calle del Secreto, donde conforme avanzamos, el ruido disminuye, la calma se apodera de las calles y la vegetación predomina sobre lo construido. Seguiremos la forma ondulada de la calle hasta llegar a la Ermita del Secreto, diseñada por Fray Andrés de San Miguel, arquitecto reconocido por su trabajo en el desagüe de la ciudad, diseño de puentes y escritor de tratados de arquitectura del siglo XVII.


La función original de la Cámara o Ermita del Secreto era para la reflexión y oración de los frailes. Actualmente, los vecinos han decidido resguardar a este bien por medio de una reja y entrada restringida. Si la encuentras abierta y vas acompañado, te invito a pasar y presenciar el fenómeno acústico ocasionado por el diseño de la bóveda. Al susurrar sobre uno de los muros, si una persona se coloca en el muro paralelo, escuchará lo que esté diciendo la otra persona.



Segura, M. (2021) Ermita del Secreto [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Continuaremos hacia la calle de Fresno, nombre alusivo al fresno que se encontraba a finales del siglo XIX en la esquina de Pimentel y Fresno. Este árbol, según registros históricos, era el más grande de México en ese entonces. Conforme nos acercamos al cruce de Pimentel y Fresno escucharemos el bello sonido del agua corriendo por una fuente que está rodeada por casas y por una de las antiguas entradas entre las huertas y el Convento del Carmen.


Tomaremos rumbo hacia Pimentel, donde se erige la Casa Gálvez, obra del ingeniero Luis Barragán. El acceso destaca por el muro pintado con el característico color rosa que utilizaba Barragán, además de ser un elemento escultórico que hace una bella transición entre el interior y el exterior por medio del uso de las piedras en los escalones. Este elemento crea sorpresa por no saber qué habrá detrás de la puerta blanca de acceso peatonal, la cual parece ser una continuación del muro blanco ciego de la fachada.



Segura, M. (2021) Acceso Casa Galvez [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Antes de continuar, te invito a admirar la armonía de los materiales en las fachadas de las casas. A lo largo de la colonia se aprecian muros de piedra volcánica, el tabique rojo aparente, los portones de madera que en conjunto crean una exquisita composición en consonancia con los elementos urbanos como las estrechas calles empedradas, las fuentes, jardines y vegetación de sus aceras.


Seguiremos por Pimentel hasta el cruce con Rafael Checa, nombre del padre de la Orden del Carmen que negociaría la permanencia del Convento del Carmen, tras las Leyes de Reforma del siglo XIX. Al voltear a la derecha vislumbramos una jardinera de piedra volcánica en Rafael Checa, la cual fungía como límite en las veredas de Chimalistac y aún se conserva. Hacia la izquierda continuaremos el recorrido para encontrarnos con la Fuente del Huerto, construida con grabados vegetales de los árboles frutales en 1896 para celebrar la llegada de los carmelitas a Chimalistac en el siglo XVI. Esta huerta llegó a ser tan prolífica que en un censo de 1648 se registraron 13,450 árboles de diversas especies como ciruelos, perales, higos, cedros, fresnos y otras hortalizas.



Segura, M. (2021) Fuente del Huerto [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Descenderemos por la calle de Rafael Checa para admirar las fachadas de dos casas. Rafael Checa #57 destaca por su portón de madera con relieves tipo grotescos de querubines flanqueado por columnas salomónicas y los nichos con estatuas de piedra gris, además de otros detalles como los mosaicos de su fachada o decoraciones que parecen de cuento. Frente a esta casa, veremos la construcción de tabique rojo Rafael Checa #42 que se separa del paramento en el que se encuentran las otras casas, lo cual la hace resaltar entre las demás.



Segura, M. (2021) Casa Rafael Checa #57 [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Descenderemos hasta llegar a Avenida Paseo del Río, donde cruzaba a cielo abierto el río Magdalena hacia los Viveros de Coyoacán. Ahora funciona este mismo trayecto como límite entre Chimalistac y el barrio de Oxtopulco. Desde la década de los 60 del siglo pasado, el río se encuentra entubado. Sin embargo, en épocas de lluvia el agua parece tener memoria al inundar las calles de Chimalistac. Además, se conservan en buen estado los tres puentes de piedra diseñados por Fray Andrés San Miguel que nos llevan al imaginario de un paisaje perdido y de estrecha relación con el agua.


El primer puente que visitaremos es el ubicado en la intersección con Río Chico, nombre alusivo al paso de una arteria del Río Magdalena. Este puente destaca por sus contrafuertes que detienen las fuerzas horizontales ejercidas sobre éste, las cuales se incrementaban con el empuje del río Magdalena al descender del cerro de San Miguel y pasar por el pueblo de Magdalena Atlitic.


Caminaremos por el centro de la avenida para que nos envuelvan los olores y el color de los árboles y plantas que cuidan los habitantes de la colonia. Esta parte de la colonia se ha vuelto un punto de encuentro y de paseo para los vecinos con sus mascotas. Si llueve mientras recorres las calles, disfruta de la brisa de la lluvia, de la sensación de humedad y de la sinfonía de sonidos de la naturaleza.



Segura, M. (2021) Puente en Río Chico [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de septiembre de 2021.

El puente del Carmen es el más sencillo constructivamente con sus dos rampas y arco de medio punto. Este puente se ligaba a la vereda del Carmen, alusión a la Virgen del Carmen, patrona de la orden de los Carmelitas Descalzos. Antes de llegar al tercer puente, observaremos los portones de las casas de alrededor, en especial Av. Paseo del Río #57 por su imponente portón de madera, muro de piedra volcánica acompañados de una bugambilia.



Segura, M. (2021) Puente del Carmen [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Segura, M. (2021) Casa sobre Av. Paseo del Río #57 [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

El tercer puente es el de Oxtopulco, destacado por su complejidad constructiva de sus tres arcos y el púlpito en la parte superior. En este púlpito, los frailes aprendices practicaban su oratoria para que su voz, al dar misa, se escuchara perfectamente aún si había el estruendoso caudal del río de fondo. Esta serie de puentes es muestra de las obras hidráulicas realizadas por los carmelitas para el manejo del agua, con el fin de aprovechar al máximo este recurso, el cual detonaría la vasta producción de frutos y hortalizas que se surtían al resto de México y hasta las Filipinas.



Segura, M. (2021) Puente de Oxtopulco o del Púlpito [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Por esta avenida observaremos más casas con algunos elementos de influencia campestre por su herrería, puertas de madera, acabados aparentes o rústicos, rodapiés pétreos y mosaicos. Algunas de estas casas se encuentran en el cruce con Vizcainoco y el Callejón del Niño de Jesús.



Segura, M. (2021) Casas sobre Av. Paseo del Río, entre Vizcainoco y Callejón del Niño de Jesús [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Después seguiremos por el callejón de San Sebastián, pasando Av. Paseo del Río #186 o Casa Tamm. Nos toparemos con el símbolo conmemorativo de Chimalistac. Éste fue realizado en 2004 por el grupo vecinal y en él se observan mosaicos con la imagen de San Sebastián, santo patrono de Chimalistac. Se le dio esta advocación al lugar, ya que San Sebastián es el defensor ante las plagas físicas y espirituales que aquejaban a las huertas del convento.


Si es de tu interés buscar nuevos libros, puedes acudir, en la avenida Miguel Ángel de Quevedo, a la librería del Fondo de Cultura Económica “Octavio Paz” que resalta por ser un edificio contemporáneo de concreto aparente, vidrio y acero.



Segura, M. (2021) Símbolo Chimalistac [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de septiembre de 2021.

Regresaremos a las veredas de Chimalistac por el callejón de San Ángelo hacia la parroquia de San Sebastián Mártir, construida en el siglo XVI con su cruz atrial, fuente y el atrio. Se dice que la parroquia es de altura baja, puesto que los frailes daban misa sobre el techo hacia el atrio donde se encontraban los evangelizados de los pueblos de Tenanitla y Chimalistac.


Del lado izquierdo a la parroquia se encuentra el Centro de Estudios de Historia de México Fundación Carlos Slim o Casa Tamm, inmueble que ocupa toda la manzana y se dedica desde 1965 a la recuperación, conservación, investigación y difusión de documentos históricos de México.


Atrás de la iglesia de San Sebastián se encuentra la Plaza Federico Gamboa, en honor al autor de la novela “Santa”. Esta novela está inspirada en el paisaje de Chimalistac, por lo que se grabaron en este mismo lugar escenas de la película homónima en 1931.



Segura, M. (2021) Parroquia San Sebastián [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Segura, M. (2021) Plaza Federico Gamboa [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

En homenaje a la novela de Gamboa, se le otorgó el nombre del personaje principal a una de sus calles sobre la que caminaremos para ver una casa más. En la esquina con la calle del Hipo -otro personaje de “Santa”-, se encuentra Santa #3. Esta casa fue hogar por muchos años de la reconocida diseñadora industrial Clara Porset y su esposo Xavier Guerrero, importante muralista mexicano. Esta casa la comenzaría a diseñar Luis Barragán, íntimo amigo de Porset, aunque no la concluyó. Sin embargo, la casa conserva elementos del funcionalismo y del diseño arquitectónico de Barragán como los patios, ventanales y la volumetría prismática.



Segura, M. (2021) Calle Santa #3 [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Para finalizar nuestro recorrido, andaremos por el Parque La Bombilla para conocer el Monumento a Álvaro Obregón, quien fue asesinado en 1928 en el Restaurante la Bombilla. El monumento es diseño del arquitecto Enrique Aragón y el escultor Ignacio Asúnsolo con un estilo brutalista por el uso del concreto y su escala monumental. Aunque por falta de presupesto el monumento quedó inconcluso, sigue siendo imponente con su espejo de agua y sus esculturas de gran escala que representan el discurso nacionalista de la época. Por ejemplo, en el acceso principal se representan por medio de dos figuras femeninas al trabajo y a la fecundidad. Actualmente, los fines de semana el parque se llena de visitantes, perros y patinadores que le dan vida al parque.


Antes de regresar al punto de arranque, cruzaremos la Avenida de la Paz para recorrer la Plaza San Luis Potosí. Se le llama así porque se instaló una réplica exacta de la fuente ubicada en el centro de la ciudad del mismo nombre.



Segura, M. (2021) Monumento a Álvaro Obregón [fotografía e intervención]. Recuperada el 29 de agosto de 2021.

Chimalistac es un sitio ideal para deambular e ir descubriendo rincones únicos, además de guardar una relación muy cercana con San Ángel y la zona de Viveros por haber sido parte de la orden de los carmelitas. Otros sitios para deambular en Chimalistac y zonas aledañas son la Parroquia del Sagrado Corazón con su vitral y cubierta triangular, o el hoy Museo del Carmen o atravesar Miguel Ángel de Quevedo hacia Francisco Sosa por donde se encuentra el puente de Panzacola -que unía San Ángel con Coyoacán-, el cual inspiró una de las obras de Velasco. ¡Que disfrutes de esta colonia tan apacible!

Hasta la siguiente entrega de “Calles con Historia”.


¡Descarga el mapa y haz tu recorrido a pie!


MAPA PDF_CHIMALISTAC_CALLES CON HISTORIA
.pdf
Download PDF • 14.44MB

Si quieres conocer más de Chimalistac, consulta el recorrido virtual de María Bustamante Harfush y Daniel Kaufmann en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=tnhTIMV_Zz0&t=667s


*Arquitecta en formación por la Universidad Nacional Autónoma de México, guía de turistas, entusiasta del patrimonio tangible e intangible, la historia y recorrer la ciudad. Actualmente realizando servicio social en FUNDARQMX.


Fuentes:

44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo