Casa Luis Barragán, 10 años como Patrimonio de la Humanidad

La Fundación de Luis Barragán pretende recuperar cada una las partes del cuerpo de la casa que se han ido perdiendo u olvidando con el tiempo, tal es el caso de su emblemático taller.

La Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán (FATLB) se constituye en 1988, mismo año en que la Casa Luis Barragán (CLB) -enclavada en el antiguo barrio de Tacubaya- es declarada Patrimonio Nacional. El 4 de julio de 2004, se convierte en la primera casa del siglo XX en México en ser considerada Patrimonio de la Humanidad.

Es de celebrarse la historia secreta y heroica, pocas veces relatada y que fue la visión y el emprendimiento de los fundadores de la FATLB de convencer al Gobierno del Estado de Jalisco y al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en asociarse para la adquisición de éste patrimonio nacional y de custodiarla a lo largo del tiempo.





Situación, que pudo haber sido muy diferente, como sucedió con la venta de su archivo profesional al extranjero o, caer en el abandono, en transformaciones o incluso demoliciones, como ha sucedido con otras casas emblemáticas.

La casa alberga varias colecciones valiosas que pertenecieron al Arq. Barragán, su amplia biblioteca, más de 300 pliegos de papel de china con obras de Chucho Reyes -actualmente en restauración con apoyo de Conaculta-, fotografías de Rosa y Miguel Covarrubias, artista amigo de Barragán, así como fotografías y correspondencia con amistades, familiares, academia, documentos profesionales, dibujos, así como objetos personales como la medalla al premio Pritzker junto con la escultura de Henry Moore otorgadas al arquitecto en 1980.


Afortunadamente la casa quedó congelada con todos sus utensilios cotidianos, discos, reproductores de discos -detrás de muebles diseñados apropiadamente para ocultarlos-, jarrones, vasijas de cerámica y barro dispersos entre los patios y las mesas de la casa; colchas, tapetes, cuadros, esferas, biombos de papel de amate, crucifijos.


Su automóvil Cadillac 57, los muebles originales de la cocina y del baño, son quizás lo único que denota la fecha de nacimiento de la casa en 1948. Todo lo demás es atemporal.

Desde que abrió sus puertas como museo, la casa tiene una afluencia aproximada de 80,000 personas al mes, se han realizado más de 40 exposiciones artísticas y ha sido el mayor símbolo de la arquitectura mexicana del siglo XX. Es importante destacar el elevado número de personas que vienen de todo el mundo (japoneses, americanos, europeos) para conocer especialmente su gran obra.

Han sido numerosos los libros publicados en torno a la casa y a la obra de Barragán. Uno de los más recientes es “La casa de Luis Barragán, un valor universal”, editado en el 2012 por Fundación Bancomer y curado por el Arq. Armando Chávez (Presidente de la FATLB), en donde, se hace un nuevo homenaje a la belleza de la casa y a los principios compositivos de Barragán.


El libro se acompaña de un video que muestra el deambular del propio arquitecto –personificado por un actor que se asemeja mucho a él-, y que nos da la impresión de verlo habitando su propia casa.

Este año, uno de los proyectos principales de la FATLB fue hacer la “reinstalación del taller del arquitecto Luis Barragán”, tal y como era; basados en la vivencia del Arq. Andrés Casillas, uno de sus discípulos más destacados y a decir del Arq. Juan Palomar, “el heredero espiritual de Barragán”.

El Arq. Casillas concretó la idea a partir de redibujar los planos de los muebles que habían desaparecido del taller y de reubicar en el lugar exacto cada restirador, planero y mesa de apoyo, así como el famoso sillón miguelito, recreando la atmósfera del taller que durante 10 años había sido ocupado como Galería de interesantes propuestas artísticas.

El proyecto es muy significativo, en el sentido de que podrá visitarse la casa completa con su taller, de la misma manera que al visitar casas famosas en el mundo, uno espera encontrar la casa como era habitada por el personaje: Ernest Hemingway en su casa en Key West, donde uno aprecia cada milímetro del despacho donde escribió sus grandes obras; Sigmund Freud con su diván para sicoanálisis en su casa en Londres; o, la casa del Arq. Frank Lloyd Wright en Oak Park en Chicago en donde ambos casa y taller mantienen la esencia del creador, sus espacios, sus muebles, sus objetos de dibujo y planos.


Para celebrar todo lo anterior, la primera semana de Julio se llevarán a cabo una serie de pláticas y eventos en distintas sedes como el Symposium 'El patrimonio moderno en el mundo', en la UNAM; conferencias sobre la gestión del patrimonio del siglo XX en casos de Chile y Brasil, en el Museo Tamayo; conferencias magistrales de Juan Palomar, Gutiérrez Aceves y Fernando González Gortazar en la Sala Manuel M. Ponce de Bellas Artes; culminando el día 4 con la inauguración formal del Taller Barragán y el cambio de mesa directiva de la FATLB.

El Arquitecto Barragán pretendió en todos su proyectos crear organismos vivos,  integrales, que contengan su naturaleza propia, como su casa de Tacubaya que siempre fue su universo, donde todo creaba y así mismo lograba la paz interior que tanto lo caracterizó. Nuestra Fundación, pretende ir recuperando cada una las partes del cuerpo de la casa que se han ido perdiendo u olvidando con el tiempo. Por lo tanto, restituir su propio taller, que era el espacio donde trabajaba, es fundamental para el proceso.


Los diversos miembros que pertenecemos a la fundación sentimos un gran privilegio de compartir con ustedes la nueva etapa de la casa estudio y esperamos que sea motivo para seguir conociendo a Barragán en su interior, en su entorno, en su propia casa y en su propio taller.

Hasta ahora, la casa estaba, pero el estudio no. En 2014 podemos volver a llamarla como es debido, Casa-Estudio Luis Barragán, y apreciar ambos espacios: el personal y el laboral. Los invitamos a conocerlo.

© FUNDARQMX 2020