Juan O'Gorman a 110 años de su nacimiento

Para el arquitecto, elementos como la nobleza y la sencillez eran básicos a la hora de crear.

El 6 de julio de 1905 nace en la Ciudad de México uno de los más importantes personajes en la historia de la arquitectura y la pintura en el siglo XX en el país: Juan O'Gorman.

Muere en noviembre de 1982 y es enterrado en el círculo exterior de la Rotonda de las Personas Ilustres debajo de una de las lápidas más sencillas del conjunto patrimonial.

La placa de mármol blanco sólo enmarca el territorio en donde está y refiere al "Arquitecto y Pintor" que fue en vida, ningún otro ornamento o distintivo.





O'Gorman realiza sus estudios en la Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM y se titula a los 30 años de edad. Al año siguiente funda un Grupo de estudio de la Casa Obrera, línea que definió mucho su interés social y comunista a favor de una arquitectura que fuera más eficiente, económica, sin pretensiones estéticas mayores que las de ser un espacio útil y funcional para las necesidades básicas como vivir o educar, premisas que se verán reflejadas en su obra y en su discurso.

En las pláticas con estudiantes realizadas en 1933 dice que "El tamaño de la puerta de la casa del obrero, será igual que la puerta para la casa del filósofo. La necesidad esencial se resuelve en cada caso con exactitud. La ventana por donde entra la luz y el sol para el uno y para el otro deberá de ser de una forma única, precisa, que resuelva lo mejor posible el problema"...

Durante sus estudios, trabaja al lado del arquitecto Carlos Obregón Santacilia (1927) y se convierte en jefe de taller desde 1929 a 1932; con el arquitecto José Villagrán García y el urbanista Carlos Contreras (entre 1927 a 1929); todos ellos eran los grandes constructores de obras significativas en la Ciudad de México.


Es cofundador de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del Instituto Politécnico Nacional en 1932, donde será profesor de composición arquitectónica hasta 1948.

Además de la arquitectura, estudia pintura al lado de los pintores Ramón Alba de la Canal, Antonio Ruiz y Diego Rivera, otra de sus constantes pasiones.

En 1932 se convierte en el Jefe del Departamento de Construcción de la SEP, etapa en la que edifica más de 25 escuelas que actualmente funcionan siguiendo sus principios originales: optimizar su edificación, sus materiales y modulación, acercándose más a una expresión técnica, racionalista, de ingeniería que artística y arquitectónica -no por ello-, fomentó la creación de algunos fantásticos murales al interior de algunas de estas escuelas. Su obra arquitectónica y artística tuvo igual reconocimiento.


En lo construido destaca la serie de Escuelas Públicas en la Ciudad de México; la Casa Estudio para Diego Rivera y Frida Kahlo en Altavista (1930); la Casa Obregón Santacilia en San Ángel (1931); la residencia de Plutarco Elías Calles en Cuernavaca (1932); la Casa Cecil O'Gorman y Edmundo O'Gorman, ambas en San Ángel (1931-1932); la Casa de Francisco Bassols (1935); y la Biblioteca Central de la UNAM (1952), algunas de estas obras actualmente destruidas.



A edad mayor realizó la Biblioteca de la UNAM y apoyó a Diego Rivera en la edificación del Anahuacalli. Principalmente se dedicó a la pintura de toques fantásticos en donde destacan sus obras La Ciudad de México, Los Mitos Paganos y Nuestra Maravillosa Civilización (1975).

Ahora ve y encuentra su monumento en la Rotonda de las Personas Ilustres -rumbo al Panteón Italiano y Alemán-, y busca también en el círculo exterior la tumba de su hermano Edmundo, uno de los más importantes historiadores del siglo XX, donde encontrarás plasmada una bellísima frase. Ver en Obras Web


Escrito por: María Bustamante Harfush, Arquitecta por la Universidad Iberoamericana, Cronista de la Delegación Miguel Hidalgo, Vicepresidenta de la

Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán y Presidenta de FUNDARQMX.


© FUNDARQMX 2020