Transformación súbita

Actualizado: 27 jul

El artículo que aquí se presenta se publicó en el número de noviembre de 2021 de la revista suiza werk, bauen + wohnen. Fue redactado por Laure Nashed, ilustrado por fotografías de Zaickz Moz. Traducido al español por Michelle Galker, Berenice Estada, miembros de FundarqMX, y por la arquitecta Ana Valentina Sánchez.


En Ecatepec, un nuevo parque de Taller Capital conecta dos áreas socialmente marginadas y densamente pobladas, con áreas para hacer deporte y espacios de relajación. Fotografías: copyright ©Zaickz Moz | https://www.zaickz.com/ https://www.instagram.com/zaickz.moz/


Arquitectos: Taller Capital + C733

Uso de la construcción: Arquitectura pública

Año de construcción: 2020 + 2021

Ubicación: Ecatepec + Tapachula


La arquitectura es un vehículo importante para el cambio social. Los proyectos del gobierno están diseñados para mejorar las áreas marginadas y peligrosas de México a la velocidad del rayo, con suerte más allá de un solo mandato presidencial: porque el deporte y la cultura tienen el potencial de alejar a la gente de situaciones precarias.


El presidente mexicano quiere hacer historia: Tras los acontecimientos de la Guerra de Independencia (1810-21), la Revolución (1910-17) y la Guerra de Reforma (1858-61), a partir del verano de 2018, ha llegado el momento de una “cuarta transformación” que tiene como intención llevarse a cabo en tan solo seis años. Después de décadas de política de la élite gobernante y crecientes escándalos de corrupción, violencia, pobreza e impunidad, el político de izquierda Andrés Manuel López Obrador, o AMLO abreviado, fue elegido nuevo presidente de México. Le restan tres años en su mandato, luego de los cuales, como es habitual, la mayoría del personal del gobierno será reemplazado, incluso si el próximo presidente pertenece al mismo partido. Aunque casi nadie duda de que son necesarios cambios radicales en México, surge la pregunta: ¿Cómo se planea transformar de manera fundamental un país plagado de problemas en solamente un sexenio?


Mejora a través de la arquitectura La arquitectura está llamada a desempeñar un papel en esta batalla. AMLO quiere utilizarla para su transformación como “instrumento de cambio social”, así señalan oficialmente los documentos de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU. El secretario es un joven arquitecto: A los 35 años, Román Meyer Falcón tomó la dirección de la secretaría y en solamente tres años, estableció el Programa de Mejoramiento Urbano PMU. Mediante el programa, ya se han realizado más de 700 proyectos de infraestructura pública por todo el país, y los resultados hasta ahora han sido muy variados, desde grandes intervenciones como mercados y centros comunitarios hasta parques de skate, plazas y nuevo alumbrado público. De hecho, la necesidad de proyectos de mejora es enorme, sobre todo porque se construyó poca arquitectura pública durante casi medio siglo. Un lapso de tiempo en que los centros comerciales fueron el único espacio “público”. Y de vez en cuando, se realizó un proyecto estrella diseñado por un nombre famoso, en alguna zona adinerada del país.


La población de México creció de 52 millones a 126 millones entre 1970 y 2018. Durante el mismo período, la riqueza en las colonias privilegiadas aumentó notablemente, mientras que las áreas urbanas pobres, en crecimiento descontrolado, se quedaron sin las instalaciones más básicas. Hasta el cambio de gobierno en 2018, los políticos prestaban poca atención a las zonas precarias, a pesar de que más del 40 por ciento de la población vive en estos barrios, representando un porcentaje importante de los ciudadanos en edad de votar.


Un techo grande que hace mucho Es precisamente en las áreas marginadas en las que el programa PMU de Meyer Falcón tiene por objeto “contraatacar la violencia y reforzar el tejido social”, como dice la publicación del PMU. Este ambicioso programa aspira a llegar a todos aquellos en necesidad. La agenda prioriza la cantidad de proyectos sobre la calidad, lo que conlleva una gran presión de tiempo. De acuerdo con la mentalidad mexicana, los proyectos totalmente elaborados y la perfección no son una meta prioritaria, ni son factibles dado lo ajustado de los plazos. En vez de eso, el principio que rige es él ¡Vamos pues!, la cosa es empezar, y las correcciones se harán en el camino.


El colectivo de cinco arquitectos autodenominado «Cósmica, 7ógica, 3ficiencia, 3conomía» o Colectivo C733, fundado específicamente para las nuevas posibilidades de la arquitectura pública en México, ha estado involucrado desde el inicio en los proyectos de PMU. Desde entonces ha podido asegurar una colaboración a largo plazo a través de comisiones directas; en 2019 y 2020, los arquitectos tuvieron plazos de solo tres meses desde el primer boceto hasta el inicio de las obras. Sin embargo, para lograr la mayor calidad posible en cada caso, el colectivo optó por una arquitectura simplificada y sistematizada en sus proyectos, repartidos por todo el país. En general, resueltas con un gran techo que cubra toda la intervención.


En Tapachula, por donde pasa el tren de carga de migrantes, se conecta a la población local a través del proyecto de Colectivo C733. Fotografía: copyright ©Zaickz Moz | https://www.zaickz.com/ https://www.instagram.com/zaickz.moz/


La fotogénica cubierta del Centro Deportivo y Cultural busca ayudar a contrarrestar la violencia y fortalecer la convivencia social, por lo que es una promesa. Fotografías: copyright ©Zaickz Moz | https://www.zaickz.com/ https://www.instagram.com/zaickz.moz/


Abierto para la actividad y la interacción social Una de las cubiertas a dos aguas más grandes de C733 hasta la fecha, se inauguró en agosto de 2021 en la ciudad sureña de Tapachula. Ubicada a unos 30 kilómetros de la frontera con Guatemala, la ciudad resulta una entrada central para los migrantes que intentan cruzar a los Estados Unidos desde Centroamérica, a través de México, viajando de manera ilegal y peligrosa en la parte trasera del tren de carga conocido como “La Bestia”. Un transporte que, también recorrió el centro de Tapachula hasta que en 2005 un huracán destruyó las vías. Después del desastre, la estación, que data alrededor de 1930, perdió su función y se convirtió en un basurero. No fue hasta 2018 que un grupo de ciudadanos trabajó para limpiar el área y comenzó a usar el edificio de la estación para pequeñas exhibiciones y conciertos. Seleccionado como proyecto de mejora de la PMU de SEDATU en 2020, el sitio fue rehabilitado. Logrando espacios abiertos que protejan de la intemperie, donde se celebren eventos deportivos y culturales.


En este proyecto, la cubierta en dos formas triangulares de 19 metros de altura se alza majestuosamente hacia ambos lados de la antigua estación de tren, con fuertes vigas de acero cada seis metros, generando grandes vanos, que recuerdan a los vestíbulos de las estaciones de la era industrial. El revestimiento de bambú en el interior del techo ancla la estructura en su entorno tropical y actúa como un absorbente térmico y acústico que oculta las instalaciones detrás de él. Los techos de 66 y 120 metros de largo están sostenidos por pirámides de concreto que contienen espacios rentables distribuidos en toda su longitud, así como varios servicios sanitarios. Transversalmente a la cresta, los pasajes conectan, en cuatro puntos, el complejo con los barrios adyacentes. Una vista desde el exterior a través de ellos canchas de baloncesto, filas de gradas para espectadores, mesas de picnic y un parque infantil que atrae tanto a los residentes locales como a visitantes: el deporte y la cultura unen a las personas bajo un techo impactante.


La disposición abierta del recinto cultural y deportivo es posible gracias al clima tropical de Tapachula. El techo proporciona la ventilación necesaria y al mismo tiempo protege contra las frecuentes lluvias intensas. Sin embargo, los asientos de los espectadores a los lados están especialmente expuestos a la lluvia, debido al desfase del techo. Si bien la respuesta a los nuevos íconos en Tapachula ha sido mayoritariamente positiva, el comité surgido de la iniciativa ciudadana de 2018 teme sobre todo que el costoso proyecto planeado a nivel estatal pronto ya no luzca igual que poco después de su inauguración y entrega al municipio.


A pesar de lo que a primera vista parecen ser materiales simples (acero, concreto expuesto, láminas para techos y bambú), al comité le preocupa que la autoridad local se vea abrumada, especialmente con el mantenimiento del material de bambú y con el tamaño del proyecto. En lugar de depender de la política, el comité de voluntarios ya está buscando financiamiento privado para el mantenimiento. Por lo tanto, aborda la mayor debilidad de los proyectos de PMU: la sostenibilidad y el mantenimiento a largo plazo no son seguros, en parte porque la mayoría de los involucrados carecen de experiencia con proyectos de infraestructura pública en el pasado. Al igual a los arquitectos tampoco han tenido oportunidades de construir en la esfera pública. Siguen financiándose principalmente a través de proyectos para la clase alta, aunque cada vez son más renuentes a presentarlos.


Conectando barrios con nuevos escenarios Fundado precisamente sobre la idea del mínimo mantenimiento, el parque diseñado por los arquitectos Taller Capital está ubicado en la ciudad de Ecatepec. Unos 600 metros de mesetas llenas de grava con muros de contención de hormigón conectan dos barrios afectados por la pobreza en la parte superior e inferior de la pendiente. Al mismo tiempo, favorecen la infiltración y, por tanto, la protección contra inundaciones. El impacto de conexión se ve reforzado por la extensión de las calles populares que ya existían en los asentamientos informales circundantes. Así, algunas partes del parque están atravesadas por caminos de concreto con escaleras y rampas que hacen accesibles ambas áreas residenciales a jóvenes y mayores. En el pasado, esto era imposible. La imagen familiar de la calle provocó una rápida apropiación y nuevos lugares de encuentro. Aquí también se encuentran parques infantiles y equipamiento deportivo. En las mesetas de grava, los árboles viejos y los pabellones nuevos brindan una valiosa sombra. Desde allí, los espectadores pueden presenciar los animados partidos de fútbol en los cinco campos.


El parque es un gran éxito durante el día. Sin duda, el nuevo diseño urbano de Taller Capital supone una mejora respecto al anterior equipamiento, que estaba abandonado, vallado, y, por tanto, sin visibilidad clara y peligrosa. Pero estamos en el municipio de Ecatepec, a una hora en auto de la capital, en uno de los sitios más peligrosos del mundo, especialmente para las mujeres. Algunas mujeres locales informan que la inseguridad nocturna alrededor del nuevo parque sigue siendo enorme: al parecer, la administración municipal no utiliza la nueva iluminación que tanto se necesita urgentemente. A pesar de todos los esfuerzos de los arquitectos y urbanistas, en última instancia están atados de manos cuando se trata del éxito de su proyecto.


El panorama de optimismo entre los arquitectos que obtienen contratos públicos es alentador y, con suerte, hará que el gremio de arquitectura sea consciente de su responsabilidad social a largo plazo. La turbo acupuntura a nivel nacional no logrará el "cambio social" grandilocuentemente anunciado por AMLO. Sin embargo, en muchos casos, la arquitectura puede mejorar la calidad de vida de personas que la necesitan desesperadamente.



0 visualizaciones0 comentarios