Carlos González Lobo: arquitectura comprometida socialmente

​​

 

OPINIÓN: El creador mexicano lleva la arquitectura apropiada y apropiable a los sectores de bajos recursos y exige una ética comprometida con las necesidades de hoy.

 


CIUDAD DE MÉXICO  —

 

Hablar de la obra del arquitecto mexicano Carlos González Lobo es hablar de la pobreza en el mundo actual. Cada vez más millones de habitantes de la Tierra no tienen nada, millones siguen necesitando de una vivienda digna, de una ciudad digna, de una vida digna… de una Arquitectura Apropiada y Apropiable.

Debemos también remontarnos a los murales de Jorge González Camarena, al inicio de la televisión a color y popular inventada por Guillermo González Camarena en Méxic, a los esfuerzos por resolver una salubridad pública de Carlos González Camarena… A las clases y proyectos del arquitecto veracruzano Antonio Pastrana, a las viviendas populares del arquitecto Juan Legarreta, a las radicales propuestas del arquitecto Juan O'gorman, a los inicios del ferrocemento de Claudio Caveri en Argentina, a la lógica de las estructuras de ladrillo del ingeniero Eladio Dieste en Uruguay y, debemos entender todo esto, para comprender por qué Carlos González Lobo ha dedicado prácticamente toda su vida profesional al esfuerzo de consolidar, proponer y construir la 'Ciudad Posible en América Latina'.

 

 

 

Carlos González Lobo es de los arquitectos que en la práctica profesional construye viviendas que aumentan los metros cúbicos habitables de los pobladores pobres, retomando siempre en su discurso, otros discursos paralelos, encaminados en construir para esa inmensa capa emergente de pobladores pobres.

No se puede pensar en un arquitecto latinoamericano dedicado únicamente a una búsqueda formal o, como mero seguidor de las corrientes arquitectónicas "de moda", pero mudo a los acontecimientos que suceden a su alrededor, al menos en el campo de la ética arquitectónica. Más bien, creemos que el arquitecto debe entrometerse y participar activamente en la transformación social que se requiere actualmente y con urgencia.

 

Las propuestas que en tecnologías aporta Carlos González Lobo van enfocadas en este sentido. Miran hacia el aire y lo ensanchan. Este enfoque tridimensional es el que los pobladores de escasos recursos entienden: ¡Si con el mismo dinero, obtienen el doble de espacio! Es un tema que interesa a quien cuenta con recursos económicos finitos, para construir (o autoconstruir) sus espacios habitables.

 

 

Antes que diseñar y proponer líneas para conformar proyectos arquitectónicos, debemos pensar que proyectamos y construimos para gente de escasos recursos, donde se requiere administrarlos eficientemente y no malgastarlos construyendo proyectos de 'arquitecto'.

 

Y Carlos González Lobo es un arquitecto que a lo largo de más de 40 años busca, afanosamente una Arquitectura Apropiada a través de propuestas tecnológicas para cubiertas de bajo costo, a través de una práctica proyectual y constructiva solidaria, a través de repensar la ciudad desde la tramificación o lotificación densa con urbanización mínima.

 

Todos estos conceptos juntos le permiten pensar (nos permiten soñar) en la construcción de la Ciudad de Masas o la Ciudad Posible. Como reto último a esa nostalgia de años por la vuelta a la humanización del barrio y a una alternativa barrial que nos permita, quizás, reconducirnos hacia la humanización del mundo actual tan tecnológico, tan mercantilizado, tan ajeno con las vitales necesidades del hombre de hoy.

 

Actualmente, América Latina (una masa empobrecida que ronda el 70% de la población mundial) necesita de una arquitectura de urgencia, pero con calidad. Existe una verdadera "hambre de vivienda". Porque nosotros los conscientes, los tercos, los necios, los loquitos, como lo es Carlos González Lobo, creemos que una de las vocaciones primarias de la ARQUITECTURA (así, con mayúsculas) es proporcionar felicidad y alegría al habitar humano... Lo que algunos han llamado: ¡La poética del habitar!

 

Requerimos de una arquitectura de autor que llegué también a la población pobre y que diseñe cubiertas baratas, que proyecte espacios tridimensionalmente amplios, que aporte soluciones parcelarias que ahorren en urbanización e infraestructura. Que construya espacios arquitectónicos acordes con el clima, con el paisaje, con los materiales, y que investigue y divulgue una ética arquitectónica, 'otra', comprometida con las necesidades de hoy.

 

Y hablamos de todo esto para entender objetivamente, que las bóvedas y las propuestas técnicas y proyectuales de Carlos González Lobo son algo más que meros sistemas constructivos "novedosos" para pobladores pobres.

 

 

 

Carlos González Lobo nos ofrece y nos exige un compromiso vital desde y para con la arquitectura y lo que la sociedad espera de ella. Y lo hace enseñándonos, platicándonos, avisándonos, gritándonos, alertándonos que requerimos imperiosamente de inteligencia. Ésa, que nos lleve a pensar en proyectos, propuestas y tecnologías que aporten también sentido político al proyecto y a la investigación arquitectónica actual. ¡Ni más, ni menos!

 

Ver artículo en Obras Web

______________

*Humberto González es doctor en arquitectura, Barcelona-México.

Please reload

Entradas Destacadas

40 años de la Casa Gilardi de Luis Barragán

6 Oct 2016

1/10
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Búsqueda por Tags
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

© FUNDARQMX 2019