CDMX: tan vasta en patrimonio y tan escasa en conservación

 

 

OPINIÓN. El patrimonio arquitectónico de la capital mexicana se ha mermado dramáticamente. Quizá la propia sociedad civil sensible es la que mejor lo ha preservado.

 

 

Uno, desde la mirada contemporánea, no puede juzgar lo que tendrá valor o no en el futuro.
Padre Tomás de Híjar.

 

 

'Patrimonio' es lo que tiene valor, y el valor es algo subjetivo. Sin duda, el 'conocer' el por qué algo es valioso, nos hace verlo con otros ojos y comenzar a apreciar eso que antes nos era indiferente.

 

Por ejemplo, uno puede ser un asiduo visitante del Centro Histórico de la Ciudad de México y conocer las calles, nombres y saber acerca de los negocios o museos que visita; sin embargo, ignorar por completo su historia y sus particularidades, sus distinguidos habitantes, su estilo arquitectónico, su materialidad, su tiempo, su unicidad; y es solo hasta el momento en que recorre la ciudad "observando con conocimiento", que las cosas adquieren un valor y una admiración que no se tenía antes.

 

Entonces, conocer el valor de un sitio por el simple hecho de saber de él, se vuelve determinante en nuestra apreciación de lo que vale, de lo que no y muy a nuestro criterio, nos vamos haciendo sensibles a lo que nos rodea.

 

 

Cuando vemos que estos elementos son únicos, particulares y finitos, es que comenzamos a pensar que un estilo arquitectónico, una trama urbana, un área natural o una especie arbórea es 'especial' y puede quedar extinta en un corto fragmento de tiempo por efectos naturales -de cuando en cuando-, pero de manera sistemática por las acciones del propio hombre.

 

En FUNDARQMX, tenemos el lema de "conocer para amar" y ha sido la premisa básica detrás de cada proyecto y actividad realizada. Transmitir lo que vale, a través de muchas voces que han sido sensibles con el valor de nuestra arquitectura y urbanismo, porque ¡tenemos mucho! Sin embargo, siempre en inminente riesgo.

 

Lo emocional que pudiéramos sentir por el patrimonio, no basta para su defensa y es por ello que la destrucción del patrimonio desde los romanos era tema de fuertes penas para aquellos incultos que osaban deteriorar un monumento -dígase una escultura o un portón-, la pena estaba fuertemente marcada.

 

México tiene una historia poderosa, grandiosa, -antigua y reciente- y son los elementos construidos los mejores referentes para corroborar estos hechos. Un evento histórico, un puente, un muro, un portal, una fábrica, todos nos ilustran hechos sociales, económicos, políticos y estéticos de cada periodo.

 

 

Y a pesar de ser uno de los países del mundo con mayor número de sitios Patrimonio de la Humanidad (con 33), me atrevería a decir que podríamos llegar fácilmente al millón de obras patrimoniales urbanas y arquitectónicas, que en comparación con todo el universo edificado en nuestro país no es nada.

 

Algunas personas piensan que el patrimonio se debe de defender solo, a sí mismo. En el mejor de los casos correrá fortuna con el paso del tiempo si tiene un propietario y si éste lo utiliza y bien. Caso contrario a los inmuebles, las plazas, los parques, los bosques que no se utilizan, se van deteriorando y acaban perdiéndose.

 

En Asia, ver edificaciones que han perdurado más de 2,000 años y que siguen utilizándose o venerándose, nos confirman que es el hombre el que mejor puede proteger y valorar su patrimonio o bien lo destruye.

 

 

En el caso particular de la Ciudad de México, el patrimonio arquitectónico se ha mermado dramáticamente. Las leyes actuales no tienen la fuerza suficiente para protegerlo y es quizá la propia sociedad civil sensible, la que mejor lo ha preservado.

 

Las instituciones encargadas de catalogarlo, documentarlo, difundirlo, hacen esfuerzos inmensos que apenas son visibles porque tienen muchas cosas en contra, como un plan de desarrollo urbano que todavía considera de manera muy marginal la conservación patrimonial o de identidad de las colonias ante el crecimiento, la expansión y el cuestionado 'desarrollo'.

 

El número de edificaciones que deberían de ser patrimoniales en la Ciudad de México rondará los 50,000 inmuebles de un universo mayor al millón. Las colonias representativas por su historia y calidad urbana-arquitectónica serán poco más de 300 de las más de 1,700 colonias. Así es que podría decirse que es un patrimonio acotado, pero desconocido y poco apreciado por la mayoría.

 

 

Falta mucho por hacer en cuestión de catalogación, de identificación de los valores relevantes de nuestra cultura; falta profundizar en hacer nuevas leyes para su verdadera protección; frenar la costumbre de conservar tan sólo la fachada o la primera crujía -como regla-; y falta mayor fomento y difusión de la grandeza de México en lo arquitectónico y urbano.

 

Ahora que está construyéndose una nueva Constitución de la Ciudad de México, celebramos la realización del Foro Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico, a realizarse en el auditorio Fernando Bustos de la Universidad Iberoamericana, el 28 de noviembre de 2016, de 10 a 15 horas.

 

El objetivo del encuentro es plantear propuestas puntuales sobre la temática que puedan ser incluidas en la futura Constitución. ¡Acompáñanos en éste evento y participa de manera activa en la preservación de tu entorno patrimonial!

 

Visita la publicación del artículo en ObrasWeb.

 

Please reload

Entradas Destacadas

40 años de la Casa Gilardi de Luis Barragán

6 Oct 2016

1/10
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Búsqueda por Tags
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

© FUNDARQMX 2019