NEOLIBERALISMO, MÉXICO Y ARQUITECTURA. Reflexiones Urgentes

Muchas veces pienso cuando empiezo un artículo de arquitectura... Pero ¡¿qué carajos tiene qué ver con la Arquitectura todo esto de lo que quieres hablar!?

 

Lo cierto es, que hoy en día este país está peor que hace 22 años… Nos vendieron la idea de que “El Neoliberalismo” era la solución… Y claro que lo era!, pero LA DE ELLOS!, la de los especuladores, la de los que mueven dinero de un país a otro, la de los que piensan en rentabilidad bajando salarios, la de los que les interesa bien poco el crecimiento desmedido de las ciudades perdidas, la de los que la habitalidad para todos es lujo”… Por eso en México “su” Neoliberalismo

 

“ha polarizado a la sociedad entre un grupo minúsculo de personas muy ricas y una gran mayoría cada vez más empobrecida. Los más afectados son los jóvenes que no pueden conseguir un trabajo o una oportunidad para la educación. Al mismo tiempo, los medios de comunicación han promovido un individualismo y consumismo al extremo, catalogando a las personas como ‘perdedoras’ o ‘ganadoras’ con base en la riqueza personal y el poder, en congruencia con la ideología neoliberal”(1)

 

Y así va México, liado con corruptelas, con amiguismos, con el ya mañana será otro día, el dios proveerá… Por eso vemos con tristeza como la indiferencia esta enraizada en este país… Pero estamos llegando a unos niveles de desfachatez tan grandes, que ya la gente empieza a despertar y a estar HARTA! Harta de callar, harta de no llegar a fin de mes, harta de escuelas públicas mediocres, harta de una arquitectura que solo construye exclusión, harta de un urbanismo que no existe, harta de asaltos en los peseros, en el metro, en el viaducto, en el paradero de Tacubaya y Pantitlán, harta de unas tortillas transgénicas, harta de los hoyos, y los baches, y los amortiguadores rotos, harta de que por ser moreno me discriminen, y me insulten, y me miren hacia abajo, harta de que se asesine a sus jóvenes, harta de que su arquitectura siga viviendo de lo que fue y dejó de ser, harta de viajar apretado y nalgueado en el metro, el metrobús, el pesero, el tren ligero, harta de la violencia contra las mujeres, harta de los huesos esparcidos en el desierto, harta de las maquiladoras a precio de ganga, harta del no circula hoy, mañana y pasado mañana, harta de la casa blanca del Presidente, harta de que 2.5 millones de niños mexicanos vivan en la pobreza extrema… Hartos!

 

Con todo este baño de cifras, de desgracias que asolan a la sociedad mexicana moderna, vuelvo mí mirada a mí hacer Arquitectura de Palabras y vuelvo al principio, y me reafirmo en que sí… ¡Todo esto tiene relación con nuestra profesión!

 

Porque es bien sabido que hoy, como nunca antes la humanidad necesitó tanto de arquitectos y urbanistas capaces de enfrentar los retos del nuevo milenio que no solo amenazan a México, que también y hablamos de ‘Las Megaciudades’ que deshumanizan, que excluyen, que segregan, que empobrecen, que humillan, que no son alternativa, que no son futuro.

 

Este pequeño espacio que abro aquí y ahora, es donde tenemos no la oportunidad, sino la necesidad imperiosa de re-comenzar a re-pensar el qué ofreceremos como arquitectos, investigadores y propositores para que las ciudades “las nuestras”, las de los caminadores, las de los trabajadores, las que los usuarios del transporte público, las de los arquitectos y urbanistas comprometidos que desean convertirlas en espacios de equidad y riqueza ‘para todos sus habitantes’.

 

En los últimos tiempos nos hemos olvidado “casi por completo” de las personas que habitan las ciudades. Necesitamos insistir, y proponer, y proyectar, y construir, y escribir sobre Ciudades Posibles en función de nuestras necesidades y no a golpe de talonario como hemos hecho en los últimos tiempos, consolidando una Arquitectura Díscola y Ajena y que, visto lo visto, no es adecuado para el futuro de nuestras ciudades… Nuestras ciudades… Repletas de contrastes entre pobres y miserables, mientras los consorcios y ayuntamientos, se empeñan en mirar al cielo antes que mirar hacia las esquinas y los bajo puentes de nuestras ciudades, repletos de empobrecidos ciudadanos invisibles.

 

Caminando por las calles de la ciudad de México vemos miles de metros y metros cuadrados de patrimonio olvidados, derruidos, cristales rotos, fachadas sucias, historiografía desquebrajada. Es como si viésemos el álbum familiar repleto… ¡de fotografías rotas, incompletas!

 

Si valorásemos la manera en cómo viven las personas de una ciudad entonces quizás, nos daríamos cuenta que debemos y con urgencia, valorar a las personas que habitan, viven y construyen la historia de una Ciudad. Solo así tendremos una pequeñísima oportunidad de no aliarnos con este establishment de la economía Neoliberal y Díscola que nos arrincona a una vida de miseria, pobreza e imposibilidad.

 

Pero como siempre ¡esta solo es la opinión de quien escribe!

 

SOBRE EL AUTOR

 

Especialista en la obra del Arquitecto mexicano Carlos González Lobo y la Arquitectura Moderna Latinoamericana. Arquitecto por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (1993-Graduado con mención honorífica). Doctor en Arquitectura por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, de la Universidad Politécnica de Cataluña. Tesis Doctoral: Carlos González Lobo... Caminos hacia lo alternativo dentro del ámbito conceptual, proyectual y contextual de la arquitectura” (2002 – sobresaliente). Investigador Independiente desde el año 2002. Peatón, poeta, fotógrafo, arquitecto y crítico que Reflexiona…Caminando la ciudad. Blog: https://www.facebook.com/HGlezO/

 

LEYENDAS

1. Imágenes de la Ciudad de México Propiedad de Humberto González Ortiz©

 

NOTAS


(1) http://www.sinembargo.mx/12-10-2015/1506349

 

 

Please reload

Entradas Destacadas

40 años de la Casa Gilardi de Luis Barragán

6 Oct 2016

1/10
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Búsqueda por Tags
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

© FUNDARQMX 2019